Modestia Aparte...

Hoy en día nos encontramos ante una evolución constante en las cosas que vemos, lo que antes eran temas que causaban pánico o causaban pena ahora son temas amplios y abiertos los cuales han causado cambios en los pensamientos de las personas y a esto me refiero con uno de esos temas, y es el tema de la MODESTIA.

Pero antes de comenzar hablar sobre esto,  quiero traerles el significado de lo que conlleva esta palabra, lo cual dice que la MODESTIA es la actitud tendiente a moderar y templar las acciones externas; implica contenerse en ciertos límites, de acuerdo con las conveniencias sociales o personales. También es la cualidad de humilde, de falta de vanidad o de engreimiento. Es además una cualidad del carácter de una persona que le hace restar importancia a sus propias virtudes y logros y reconocer sus defectos y errores: la modestia es una gran virtud.

Como mujer Cristiana, debo decir que esto es un tema muy importante lo cual en muy pocas iglesias se habla, sólo podemos encontrarlo donde se nos trae la sana doctrina (enseñanza sana) de Dios.  Es por esto que quise llamarle a este artículo “Modestia Aparte”, porque es algo que se ha dejado muy apartado de los cristianos modernos. En sinnúmero de versículos en la Biblia podemos encontrar el tema de la modestia o la prudencia y es muy importante que podamos comprender cuán importante es este tema en la Palabra de Dios y como muchos llamados cristianos han dejado a un lado este tema para ir con la corriente del mundo y sus comportamientos.

Cuando la Palabra de Dios me confrontó con este tema comencé en un proceso de cambios, primeramente me llevó en su gracia hacia el arrepentimiento por haber estado tan reacia a este tipo de temas y haber ofendido a Dios de tantas maneras, fue difícil y doloroso, pero a su vez glorioso, para luego continuar en el proceso de lo que la Palabra le llama santificación que es algo que comienza en un cambio del corazón y pensamientos para ir mostrándose en el exterior; como en nuestras acciones, y nuestros comportamientos y hasta nuestra manera de vestir y arreglarnos. Esto es algo que hace la gracia de Dios por medio de su Espíritu Santo que mora en nosotras.

CONDADO -7.jpg


Cabe señalar que este mensaje va dirigido directamente hacia quienes se denominan Cristianos, aunque debería ser un mensaje que toda persona debe hacer suyo ya que de la forma que nos mostramos ante los demás nos podría restar credibilidad y hasta puede ser una puerta abierta a la falta de respeto.

Haré mención de un estudio acerca de este  tema que hizo el Pastor Miguel Núñez el cual estuvo excelente: “Cuando alguien menciona lo que Dios juzga es el corazón, y que por tanto no debiéramos juzgarle, creo que muchas veces esa persona ha olvidado lo que Dios dice a través de Jeremías 17:9 “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?”. De manera que si el corazón es engañoso, entonces el corazón por sí solo no puede ser algo confiable para dirigir mi conducta.

Otros hablan de que nosotros tenemos una libertad de conciencia para actuar en aquellas áreas donde la palabra no nos da lineamientos claros de prohibición. Pero aquí también tenemos que hacer una observación, y es que la conciencia por sí sola tampoco es algo confiable para yo determinar el curso que he de seguir. La conciencia puede ayudar, pero recordemos que la conciencia puede ser corrompida (Tito 1:15), cauterizada (1 Timoteo 4:2), puede ser débil (1 Corintios 4:8), y finalmente nuestra conciencia pudiera incluso ser mala (Hebreos 10:22).

Cuando pensamos en la inmodestia a la hora de hablar, no podemos olvidar lo que el Señor Jesús nos ordenó hace mucho tiempo atrás, cuando nos dijo que “de la abundancia del corazón habla la boca” (Mateo 12:34). De esa misma manera, podemos afirmar que de la abundancia del corazón se viste el cuerpo. Nosotros nos vestimos según los dictámenes de nuestra conciencia. Cuando nuestra conciencia es adormecida, precisamente como fruto de haber vivido expuesto al pecado desde muy temprano, estamos frente a un individuo que más temprano que tarde va a terminar perdiendo su sentido de culpa, su sentido de vergüenza y su sentido del deber. Estas tres cosas contribuyen al llenado de nuestras responsabilidades morales.

Decía que la conciencia no puede ser la única determinante de cómo nos vamos a comportar, porque pudiera no estar bien informada. Mi conciencia puede ser informada, y necesita ser informada, por la palabra de Dios, de tal manera que pueda ayudarme a tomar decisiones en momentos de necesidad. Por otro lado, esa conciencia pudiera ser iluminada por el Espíritu Santo cuando Él mora en mí, y más aún cuando Él nos da su llenura. Tampoco podemos negar el hecho de que nuestra conciencia puede ser deformada, cuando es expuesta a malas enseñanzas. Por tanto, una conciencia deformada me va a llevar a patrones de inmoralidad y de inmodestia en múltiples áreas del quehacer diario.” Cierra parte del estudio.


Book written by my beloved sister, Rebecca Allen of  Rebecca Creating .

Book written by my beloved sister, Rebecca Allen of Rebecca Creating.


Habiendo leído estas palabras que nos explican claramente estos puntos, podemos entonces continuar a llevar este mensaje. En 1 Corintios 10:31 se nos dice: “Sea que comamos o que bebamos o cualquiera cosa que hagamos, lo hagamos para la gloria de Dios” y al comprender estas palabras entonces concluiremos que todo cristiano está llamado a glorificar a Dios en todo lo que haga.  

Cabe señalar que lo haremos de manera imperfecta, pero al Señor conocer lo más profundo de nuestro corazón, Él sabrá de antemano si lo que hacemos es con la intención de querer glorificarle. Entonces, al saber esto podemos ver que si estamos siendo piedras de tropiezo ante alguien, esto no glorifica a Dios en ninguna manera. 

¿Sabías que una de las formas de mostrar amor a nuestro prójimo es cuando al amar a Dios sobre todas las cosas les amamos a ellos? Y por amor a nuestro prójimo es que no querremos ser de piedras de tropiezo para ellos.

Nosotras las mujeres cristianas, como todo cristiano, estamos llamadas a mostrar a Cristo y Cristo es Dios y Dios es santo, nosotras como sus hijas estamos llamadas a ser reflejo suyo.  Cuando nos mostramos sensuales y mostramos partes de nuestro cuerpo que no dejan nada a la imaginación, tanto del hombre como de la mujer, entonces sabremos que Dios no está siendo glorificado. Pero esto no trata solamente en cómo vestimos, si no en cómo nos conducimos, en cómo hablamos, en cómo nos comportamos, y en qué ponemos nuestra mente cada día.

En adición a esta enseñanza, comprendí que al ser una mujer casada debo glorificar al Señor con todo, y con esto debo honrar a mi esposo y mostrarle a otros lo que sólo le pertenece a él y al Señor, les ofende, y la verdad por amor, tanto al Señor, como a mi esposo, es que no puedo hacer nada que los deshonre. Dando el mensaje equivocado a otros.



Shirt design by my sister Rebecca Allen of  Rebecca Creating

Shirt design by my sister Rebecca Allen of Rebecca Creating



¡Qué hermoso es poder comprender estas cosas! La Biblia le llama gracia. Esa gracia de Dios que está sobre nosotras cuando hacemos de la Palabra de Dios nuestro deleite y la obedecemos, no para ganar algo, sino por amor a Quien dio todo por salvarnos. Y por este amor obramos, para que su nombre sea glorificado en nosotras.

Podemos ser tan hermosas poniendo nuestra mirada en Quien nos amó primero y nos salvó, podemos ser tan hermosas sin tener que buscar la aprobación del mundo para sentirnos hermosas cayendo en lo que el mundo muestra. Una mujer cristiana se muestra hermosa cuando muestra que la gracia de Dios está sobre ella, cuando muestra delicadeza, elegancia, mansedumbre, humildad, amor, entre muchas virtudes más que podemos mencionar.

¡Qué hermoso es saber que no pertenecemos a mundo, sino al cielo, a Cristo! Siendo diferentes, porque fuimos compradas por un precio, a precio de sangre. Por amor, por el mas perfecto amor, por la Preeminencia de la palabra amor (1 Cor. 13), doy gracias a Dios por alcanzarme, y en ese mismo amor que va santificándome en este lado del cielo.

Es por esto que espero que tú amiga que me lees, si eres de Cristo, espero en el Señor que estas palabras sean de bendición a tu vida, como aún hoy día lo son en la mía y las puedas hacer tuyas, y si no estás en Cristo, sólo pido al Señor que tenga misericordia de ti como un día la tuvo conmigo para rescatarme de mí misma. 

 

Gracias por tomarte tu tiempo de visitarnos y leernos, para mí vale un mundo el que así sea y poder aportar esa semilla en la vida de alguien. A ti, te abrazo fuertemente en el amor del Señor.  

Con amor & propósito,

Xoxo, 

Anne V. 

 

IMG_1790.JPG

My Instagram @annecovelas_tlc