Llegué a los 40’s,  ¿Y ahora qué?

View This Post in English Here

No sé ustedes, pero cuando yo era niña y pensaba en el número 40 lo que veía detrás era la palabra ¡"anciana"!!!, ahora me causa risa, pero lo veía un número tan grande que creía que tener 40 años ya era estar en los años de la vejez.  A través de los años mientras fui creciendo en edad ese pensamiento fue cambiando, pero por más que trataba de pasar por alto esto, inconscientemente me preguntaba, qué sería tener esa edad.

El cuerpo humano tiene la capacidad para regenerarse y curarse de ciertas cosas, como por ejemplo cuando nos damos cortaduras, si nos cuidamos, podemos ver cómo poco a poco va sanando nuestra piel mientras ella en su proceso se va regenerando.  Lo mismo pasa con el cuerpo y mente mientras descansamos, tenemos un proceso de regeneración celular maravilloso, es por eso que aunque no nos damos cuenta mientras dormimos que hasta sudamos mientras nuestro cuerpo está en descanso.  ¿No es maravilloso cómo Dios nos ha creado??

Facetune_02-06-2018-23-34-03.jpg

Pues es así. Maravilloso.

En mi caso, el haber llegado a los 40's ha sido maravilloso.  Ya mi pensamiento de ver a alguien anciano a esta edad ha tenido un giro de 180 grados por el simple hecho de que lo he estado experimentando.  No por el número si no por cómo decidimos llevar nuestra edad y aprender de ella lo que la vida nos lleva a crecer.  No sé si es por los genes, pero la retroalimentación que recibo de la gran mayoría de las personas es que no me creen tener 41 años, pienso que puede ser mi estatura y composición, la verdad no puedo tener una razón convincente, pero en una pequeña encuesta que hice, caí entre las edades de 27-34 años en su mayoría en un 88%.  Del cual les confieso me reí. Pero como sé que la gran mayoría de las personas que me leen y me siguen son mujeres, quiero poder compartirles lo que yo entiendo ha sido lo que me define como una mujer que a esta edad ha ido aprendiendo a envejecer con gracia el cual es un proceso. Y hermoso.  Solo para ayudar a otras chicas a cambiar ese pensamiento erróneo de tener que quitarse la edad o aumentársela, para ayudar también a aquellas que piensan por medio de las redes sociales y unas lindas fotos lo que muestran es perfección, lo cual es también estar muy lejos de la verdad.

Pues les cuento que soy una mujer real, una mujer tan real como ustedes, con virtudes y defectos, una mujer con aciertos y fracasos, una mujer con seguridades e inseguridades.  ¿Mis inseguridades? Muchas, antes mi estatura era una de ellas, ahora la sé amar, sí, mido 4'11", soy petite, mi piel no es la mejor, tengo cicatrices en varias áreas de mi cuerpo, y tengo que cuidar comer lo más saludable posible por que padezco del síndrome de la tiroides, aunque gracias a Dios está controlada. Así que les puedo decir que soy muy real.

Pero quiero compartirles lo que me ayuda a mí a poder ver la edad como un simple número y estar agradecida con todo lo que hoy el Señor me permite ser, hacer y tener.  Estos no son consejos como tal que tal vez todos te funcionen a tí, pues muchos de ellos ya son parte de una personalidad en particular, y la mía está llena de demasiada energía, creo que por eso todas mis cicatrices.  Pues aquí les enumero lo que forma parte de mi estilo de vida y parte de lo que soy que en cierto modo me ayuda a poder llevar la edad con alegría y creo que esto puede usarse tanto para las de 30's, 50's, 60's, etc.

"Comencemos"

 

1. Ríe más. Hay tiempo para todo, y si podemos reír, porqué no hacerlo.

2. Atrévete hacer aquello que siempre quisiste hacer y nunca hiciste. Sé que hay mucho que todavía puedes aportar, ¿qué es eso que quedó en el tintero esperando?

3. Aprende a ser más espontánea.  Es bueno planificar, pero soy de las que prefiere lanzarse a nuevas aventuras muchas veces por el sentido de diversión, es por esto que la fotografía espontánea es la que más disfruto hacer.

4. No te compares con otros.  Jamás de los “jamases”, porque simplemente cada cual tiene una historia que contar, unas luchas propias que pelear y muchas veces ninguna de estas se pueden ver externamente. Como dice el dicho, no podemos juzgar un libro por su portada o como dice mi abuela, “nadie sabe lo que hay en la olla mas que la cuchara que lo menea”.

5. Perdona y pide perdón. Creo que esta es de las más difíciles, pero créeme, cuando aprendemos a mirar a otros con misericordia, reconociendo que nosotros mismos también fallamos a diario, se nos hará más fácil, el perdón libera y limpia espacios. Practica el perdón. 

6. Busca un pasatiempo que te apasione y practícalo.  ¿Es la lectura? ¿Es crear algo con tus manos? ¿Es usar tu imaginación y continuar creando? ¿El dibujo? Sea lo que sea, disfrútalo.

7. Cuídate.  Cuidar nuestro cuerpo es bueno, ya que nos mantiene equilibrados. El ejercicio y la buena alimentación son claves para que esto pueda ser posible.  Tomar el agua necesaria para nuestro cuerpo también es vital para mantenernos hidratados, tanto la piel como el cuerpo en general, además de que mantiene un metabolismo energizado. 

8. Ten contentamiento por lo que tienes, sé agradecida.  El estar quejándonos constantemente nos desgasta y nos deprime y no nos deja mirar todas las bendiciones que tenemos y disfrutarlas.

9. No vivas la vida de otros.  NEVER! Creo que esto es parecido al que no nos comparemos con nadie, la diferencia está en que a eso le añadimos en que no podemos andar por la vida deseando lo que otros tienen o copiando lo que otros hacen. Creo que podemos sacar lo bueno en otros y practicarlo, pero sin tener que llegar al punto de querer copiarlo. Esto es un "NEVER EVER, NO-NO"!

10. No vivas una vida afanosa.  Los afanes y el estrés dañan la vida de una manera que muchas veces no la podemos percibir a simple vista o a corto plazo, es un daño que va lentamente llevándonos a falta de energía, desánimos, mal humor, depresión, desgastes físicos, ataques al corazón u otras enfermedades, siendo estas también las que pueden provocar un aumento de peso por la generación de cortisol en el cuerpo de la mujer, el cual se concentra en el área central del cuerpo, cintura y caderas.

11. Saca tiempo para orar cada día y buscar conocer al Señor por medio de su Palabra.  Como una mujer redimida por Jesucristo y creyente en su Palabra, creo que este es el más importante de todo este listado. Orar y conocer al Señor por medio de su Palabra nos lleva a un crecimiento en gracia por medio de la ayuda del Espíritu Santo que nos llevará a poder hacer todo lo demás aquí expuesto. Simplemente porque sin la misericordia y la gracia de Dios sobre nosotros jamás podremos lograrlo. Este tiempo te dará esa paz que sobrepasa todo entendimiento que expone las Escrituras y podrás obtener la sabiduría necesarias para poder caminar por la vida de una digna y que glorifique al Señor. 

12. Descansa.  El cuerpo humano necesita ese tiempo de descanso de por lo menos 7 a 8 horas diarias, pues como mencioné antes, el descanso provoca una regeneración celular.

13. Haz alguna actividad física.  La actividad física nos ayuda con el ánimo, pues nivela (regula) la seratonina en el cerebro.  A su vez mantiene una condición cardiaca saludable.

14. Aprende a disfrutar las cosas como lo haría un niño.  ¿Cuándo fue la última vez que jugaste o disfrutaste algo como un niño? 

15. Conócete.  Sí. Aprende a disfrutar esos tiempos a solas, en donde puedes lograr llevar a cabo muchas cosas aquí expuestas, al conocerte, podrás diferenciar entre tus debilidades y fortalezas, para entonces poder disfrutar esos tiempos que tendrás en compañía de otros.  Toma también un tiempo para mimarte.  Esos ratitos son saludables.

16. Ama.  Sí. Ama.  Esta palabra va conectada en su totalidad en conocer a Dios, por medio de su Hijo, Jesucristo, pues la definición de amor no la trae el hombre, es una palabra creada por Dios mismo, pues Él es la preminencia del amor en Jesucristo. Que el mundo no te engañe con la mentira de un falso concepto de amor,  "amor no es amor", porque amor es Dios y Dios es amor (1 Cor. 13: 1-13)

17. Aprende a vivir para otros y no para tí mismo.  No hay mayor bendición que el dar, al dar recibimos bendición.  Aprender a vivir para servir, no para ser visto, sino porque sale de un corazón libre de egoísmo al darnos a otros.

18. Vístete llena de gracia.  No vistamos para hacer caer a otros, vistamos con gracia. Con un estilo único, sin tener que vendernos de una manera vulgar.  La forma en que nos mostramos dice mucho de nosotras.

19. Sé real y transparente.  Me encanta rodearme de personas reales y transparentes.  Pues simplemente porque es lo que forma parte de mí.  Lo que ves de frente es lo que verás a las espaldas.  Que la hipocresía no forme parte de nosotras.

20. Sal de la rutina y mira a tu alrededor.  Haz todo lo posible por hacer cambios para que puedas salir de la rutina y cuando lo hagas mira a tu alrededor, observa cada detalle hermoso que la gracia de Dios nos brinda cada día y disfrútalo.

21. Llena tu hogar de vida. Un hogar lleno de gritos y peleas deja de ser un oasis para cualquier persona.  Que tu hogar despliegue ese sentido de alegría, de risas, de servicio, de amor y dulzura.

22. Acepta los cambios que te trae la vida y con ellos los cambios físicos.  Los cambios no tienen que ser malos en sí, todo es dependiendo con qué ojo los miramos.  Los años pasan y con ellos se dan cambios, nuestro cuerpo cambia, comienzan a aparecer las arrugas y con ellas las canas, nuestra piel comienza a mostrar manchas y flacidez, los embarazos o la pérdida de peso nos generan estrías, etc, etc. La lista es larga.  Aprendamos a amar cada muestra de estos cambios. Envejecer es una hermosa etapa que tenemos.

23. Explora.  Tener algo de curiosidad no es malo.  El querer explorar nos lleva a querer aprender y aprender nos lleva a crecer.

24. Ríete de lo porvenir.  Creo en estas palabras que nos enseña el Proverbio 31, "ella se ríe de lo porvenir", pues muestra a una mujer confiada en que todo lo que es y tiene está en manos de quien tiene el poder para hacer y deshacer todas las cosas. Pues reconoce que en ella el único poder que tiene es el poder que proviene de Jesucristo en ella.  Esto puede sonar muy fácil de llevarlo a cabo, pero llevarlo a la práctica no lo es.  Necesitamos de la gracia de Dios para ello.

25. Llénate de fe.  Fé. ¡Una palabra tan pequeña, pero tan gigante a su vez!  ¿Estamos faltas de fe para poder lograr estas cosas?  Pidámosle al Señor que tenga misericordia de nosotras para poder ser llenas de este don que proviene de Él.


Facetune_15-05-2018-22-26-06.jpg

Nunca creas la mentira que el mundo te muestra.


Creo que cada mujer es única y que tiene muchísimo para aportar.  Que el concepto erróneo y salvaje que el mundo te presenta no sea el que nos esté engañando.  Lo que vemos en las redes muchas veces no es la realidad de las cosas y eso es un hecho.  ¿Qué es lo importante después de aprender esto? No hacer de estas cosas nuestro dios. Pues nada puede estar por encima de lo que debe ser Dios para nosotros y el tiempo que le brindamos. Vivamos de tal manera que podamos disfrutar cada etapa de nuestras vidas como lo que es, un acto de gracia de Dios sobre nosotras.  Cada etapa que tiene la mujer es hermosa.  ¿Qué te detiene a disfrutarla?  Yo creo que puedes.

Sí. si yo pude, tú también puedes.

Si te gustó esta publicación y tienes algo que compartir conmigo y necesitas apoyo.  Estoy aquí para ser de apoyo tuyo.  Te envío mi más fuerte abrazo.  

"Engañosa es la gracia y vana la belleza,
pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada".
-Proverbios 31:30

XoXo, 

Anne